Categorías
Michoacán Política

Rueda de Molino

Impreso/Jorge Hidalgo Lugo

MORELIA Mich., 16 de septiembre de 2020.-Como nunca antes en la historia reciente de México, un proceso electoral había iniciado en medio de un ambiente plagado de encono, hostigamiento, odio y revanchismo a flor de piel, propiciado por un presidente que exhibido como está, de corruptelas y manejos deshonestos, hace doblemente peligroso el accionar de Andrés Manuel López Obrador en su alocado afán por acabar con cualquier vestigio de democracia imperante en el país.

Con el preámbulo de haber “doblegado” al Instituto Nacional Electoral para impedir que se diera el registro al partido de Margarita Zavala, con el respaldo de su esposo Felipe Calderón, la burla socarrona con que asomó en las redes sociales a través de un mensaje desde La Chingada, su rancho en Tabasco, dejan claro que no está dispuesto a ser un actor imparcial, sino todo lo contrario: echará a andar el aparato de Estado para robarse la elección.
Y para ello cuenta con la complicidad perversa de la “oposición” que hoy día sigue desdibujada, sin idea y con un gran dejo de arrogancia en sus “liderazgos”, cuyos partidos pese a ser auténticos despojos, creen estar en posibilidad de encabezar y hasta “ganar” por sí solos los comicios del 2021.
Esto huelga decirlo, ante la mofa de quien siente tenerlos a todos en un puño y mangonear cuanto sea necesario al Poder Judicial, para manteneros sometidos, amarrados y encarcelar incluso al que se atrava, ante cualquier intento de conformar alianzas o bloques opositores.
A López Obrador nada lo mueve de su zona de confort, lo sabe y actúa en consecuencia. Sin adversarios enfrente, transita plácido y ligero en la confección del escenario que colme, satisfaga, sus ambiciones totalitaristas.
La tibieza, por decir lo menos, con que se conducen los líderes de esas “fuerzas” políticas es insultante y tal parece no se atreven a percatarse y reconocer que ésta es su última llamada antes de desaparecer para siempre del panorama nacional. Su actitud es indignante y cala ya hondo en los seguidores, esos militantes que aún creen tener posibilidades de dar un vuelco electoral si lograran unirse para combatir al partido de Estado.
Pero igual desalienta a millones de indecisos que sólo esperan tener en las boletas nombres confiables que puedan ganar a Morena y su dictadura, para volcarse en las urnas.
Ante los desaparecidos “opositores” es que López Obrador sortea con prepotencia y villanía los escándalos en que comienzan a verse familiares cercanos, miembros de su mismo linaje. No sólo el caso de Pío, el hermano incómodo de esta dictadura de ocurrencias, sino también la cuñada que él mismo impuso en la fórmula para figurar como síndico en el Ayuntamiento de Macuspana.
Concepción Falcón Montejo, esposa de Ramiro López Obrador, hermano de Andrés Manuel, vive tranquila y sin preocupación mayor pese a ser señalada por un desfalco al erario de ese municipio tabasqueño, por más de 200 millones de pesos.
Ya su cuñado salió a satanizar a los medios, que como el diario Reforma y la revista Proceso, dieron cuenta puntual de lo acontecido y en vez de un mensaje que soportara sus mentiras respecto al combate a la “corrutción”, lo que hizo fue lincha mediáticamente a ambas publicaciones, sobre todo a la primera que calificó como “pasquín inmundo”.
Advertencia tácita para que a los López de su clan, no se les mencione o señale en publicaciones si no quieren que les caiga la maldición del todopoderoso que habita en Palacio Nacional.
Peligroso se insista en informar sobre la obscena e inescrupulosa maniobra con que Carolyn Adams, esposa de José Ramón López Beltrán, pudo adjudicarse junto a su marido, la prestigiada playa privada en Holbox, Yucatán, donde construirán un centro turístico con categoría 5 diamantes, cuando el junior apenas hace dos años no tenía trabajo ni declaraba patrimonio alguno para tener los alcances económicos que hoy hace gala.
Riesgo latente si se insiste en publicar que Holbox “es un conjunto de playas e islas codiciadas y cotizadas por las más altas firmas de bienes raíces, caracterizada por ser el target de cadenas hoteleras por arriba de 3 diamantes de calificación, un comparativo en el prestigio se encuentra la Isla Palmera en Dubai”, como circula en las redes.
Osadía y temeridad volver a mencionar que la empresa beneficiaria es propiedad de los padres de Carolyn Adams, cónyuge de José Ramón López Beltrán.
Los embates desde el circo montado en Palacio Nacional semeja a domadores de fieras revividos. Y por eso, otra insensatez con olor a muerte, analizar siquiera el bodrio de paquete económico con que busca acuchillar nuevamente a los habitantes de Estados y Municipios, con recortes criminales disfrazados de “austeridáa”, pero de donde saldrán los miles de millones de pesos destinados sus obras faraónicas.
Intrepidez castigada con todo el rigor de la autocracia en ciernes si se dice que no consideran partida alguna para el combate del Covid-19, compra de vacunas o medicamentos para auxiliar a niños enfermos de cáncer.
Todo aquel que ose tratar estos temas podrá ser víctima del terrorismo hacendario que también se ensancha cuando los entreguistas legisladores bajo la bota presidencial, aprueben la reforma que permitirá a los auditores de Hacienda incursionar a los domicilios fiscales registrados por el contribuyente, para tomar videos, fotos y demás evidencias de los bienes que se tengan dentro de los mismos.
Así se prepara esta elección donde el objetivo principal es mantener la abrumadora mayoría en la Cámara de Diputados federal y con ello, la corte de lacayos, vendepatrias, lamesuelas, serviles, arrastrados y apátridas con que hoy cuenta, se renueve con más de lo mismos.
Sin contrapesos para poder seguir haciendo cera y pabilo de este país, aunque se incendie Chihuahua con la represión militar contra quienes defienden el agua para consumo humano y riego de los alimentos que comen los mexicanos y que ahí se producen.
Marcha destructiva que alientan mascotas y floreros como el director del Fondo de Cultura Económica, Paco Ignacio Taibo II, extranjero refugiado en México y quien festinó que su amo se las había “desdoblado” para imponerlo en el cargo pese a estar prohibido en la ley suprema del país.
El promotor de la cultura en la deformación de cuarta se olvida que nació en Gijón, España, en 1959 y cuando tenía 10 años, llegó a México cuando su padre, Paco Ignacio Taibo, fue refugiado. Uno ya muerto y el segundo, mal agradecido y quien amenaza a verdaderos escritores e intelectuales, como Héctor Aguilar Camín y Enrique Krauze, por su disentir contra el errático gobierno de López Obrador.
Otro lance que en el circo mañanero no mereció reproche alguno aunque ese extranjero de mala entraña haya amagado a manera de recomendación gansteril al par de mexicanos, compatriotas del tabasqueño:
“Yo les sugeriría a los hijos de la Operación Berlín y el baile interminable de la lana que más les vale que se queden en su esquinita o que vayan cambiando de país muy pronto”…
Todo esto y más vamos a sufrir sin que los “opositores” al régimen se atrevan a salir de su ratonera. Creen que podrán roer eternamente el queso manido en su refugio hasta que muera el gato salvaje y pueda salir otra vez a retozar…
Vale…

Categorías
Michoacán Política

Rueda de Molino

 

Impreso/Jorge Hidalgo Lugo

MORELIA, Mich., 3 de septiembre de 2020.-No se podía esperar más. Era un hecho y pecaríamos de ingenuos, si acaso pudimos suponer que habría un ejercicio de “honestidá” al dar cuenta de los resultados de su administración, en apego eso sí, a lo que tanto pregona y que le sigue redituando beneficios, cada vez en menos escala pero lo mantiene, de ser el único ser sobre suelo nacional que está alejado de tentaciones mundanas, latrocinios y corruptelas.

Así que al escuchar con atención el mensaje plagado de embustes y cifras alegres, no debimos llamarnos a engaño, mucho menos sentirnos defraudados. No se puede esperar nada de quien nada tiene y a quien mentir de manera sistemática, ya le deja secuelas de oprobio popular. Dañado de por vida con una megalomanía insultante a la inteligencia más endeble, que pudiera existir entre sus fanáticos y seguidores.

El segundo informe de Andrés Manuel López Obrador se encaminó al autoelogio, al culto a su deformada personalidad, pero sobre todo, a la obligación literal de aceptar sin réplica alguna, que lo ahí plasmado es la realidad y que quienes no lo ven así, deben ser desterrados del paraíso por él, en construcción.

Su lance de “no es para presumir, pero en el peor momento contamos con el mejor gobierno”, nos trajo a la mente otro episodio vergonzoso como cuando José López Portillo soltó con lágrimas en los ojos aquella mañana del 1 de septiembre de 1982, pidió perdón a los pobres por la “difícil situación”, y también anunció la nacionalización de la banca mexicana como su solución a la crisis:

“Es ahora o nunca. México no se ha acabado. ¡No nos volverán a saquear!”, expresó.

Entre una y otra expresión, no hay duda, sólo hubo un ganso de por medio.

En el tema de la crisis económica, se atrevió a colgarla como daño colateral de la pandemia, que sin dejar de tener visos de razón, ya se venía arrastrando desde el año pasado y que hoy se agudizó al extremo que en contraste a su rosario de mentiras, fue expuesto a la opinión pública con horas de anticipación por el secretario de Hacienda.

“La alegría ajena es nuestra propia dicha”, alardeó sin recato.

Pero antes de este incensario prendido por su mano mesiánica, ya Arturo Herrera, había alertado a los quisieron escuchar, en la grabación filtrada de su participación al reunirse con legisladores de Morena:
“Llegó el fin de los guardaditos” y vamos a enfrentar “la peor crisis desde 1932”.

Combate a la corrupción y transparencia total en el gobierno, otras de sus mentiras que quedaron al descubierto cuando no cita, ni por asomo, el destino que dio o dará, a los 90 MIL MILLONES DE PESOS que los legisladores de Morena y sus aliados –hoy en pleito de pulquería con el petista Noroña en el bando de los técnicos-, le autorizaron como “PARTIDA SECRETA” y manejar a su discrecional gusto, sin necesidad de redir cuentas al Congreso, mucho menos a los mexicanos.

Cantidad insultante, cuyo volumen, bien lo describió la columnista de El Universal, Ana Paola Ordorica, llenaría a tope dos tráileres con pacas de billetes de 500 pesos apiladas, en la caja de cada uno de éstos.

Recursos que indignan y mancillan cualquier intento de defensa, si se considera que niños enfermos de cáncer mueren por falta de medicamentos, de insumos para sus tratamientos en todo el país, no se diga los miles de personas que hoy dan la batalla por sobrevivir a la pandemia, ésa que le “vino como anillo al dedo” y que hoy no atina cómo contrarrestar los efectos negativos que deja a su paso, no sólo con los contagios del día a día, sino la pérdida de empleos y colapso económico que deja en estado de desastre a miles de micro y pequeños empresarios.

Dinero que tiene en sus bolsillos, aunque presuma que sólo carga un billete de 200 pesos para lo que pudiera ofrecerse, pero escamotea recursos a la investigación científica, al deporte, a la salud, a la educación, a la seguridad, al campo, a dotar de servicios a millones de mexicanos que siguen en espera de drenajes, agua potable y comida diaria en sus mesas.

Pero si fuera suficiente poco, tampoco informó de la cantidad inusitada de recursos públicos que ha aglutinado con recortes a partidas presupuestales de todo tipo. Agresiones disfrazadas de “austeridá” contra municipios, Estados y sus habitantes, sin importar el color o tendencia de sus respectivos gobiernos.

Más de 6 BILLONES DE PESOS para este año de pesadilla, donde lo que no se encuentra nunca es una obra para presumir a lo largo y ancho del territorio nacional. Sólo los proyectos emblema con que López Obrador cree pasar a los textos de historia como el mejor presidente de todos los tiempos, le mantienen ocupado, frenético y totalmente obsesionado.

No se toca un solo peso que afecte a las obras faraónicas del Tren Maya, la refinería de Dos Bocas y el aeropuerto Felipe Ángeles. Sin limitación alguna, van caminando y con ello presume que este año se recuperarán 150 mil empleos, si acaso un punto porcentual de los más de 5 millones que se han perdido en su etapa de “salvador de la patria mexicana”.

“Debo agregar que casi todos los países recurrieron a créditos y aumentaron sus deudas en porcentajes elevadísimos. En contraste, nosotros hemos enfrentado la pandemia y vamos a salir de la crisis económica sin contratar deuda externa adicional”, citó en su rosario de mentiras.

No dijo, porque no le conviene, que durante el primer semestre del 2020, la deuda total del país, tuvo un registro de 12.07 billones de pesos, con lo cual se ubicó en 52.1% del Producto Interno Bruto (PIB) anual.

Según el informe trimestral de finanzas públicas de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público dicha cifra corresponde al cierre de junio y representa el monto más elevado desde el año 2000, el año más antiguo del que se tienen datos. En el mismo periodo del 2019, el registro fue de 10.51 billones de pesos, por lo que se experimentó un aumento de 1.51 billones de pesos, de acuerdo a publicaciones financieras plasmadas en medios nacionales.

Deuda que tampoco se conoce cuál fue su destino y que López Obrador intentó ignorar, pero mintió al asegurar que su gobierno no ha contraído estos compromisos, que por cierto, fueron lema de su campaña donde juró no iba nunca a contraer más deuda que los prianistas, esos mafioso del poder, que ahora forman parte de su equipo de colaboradores y allegados.

Embuste y malo para las cuentas, como para otros temas, al presumir “es un timbre de orgullo poder decir que ayudamos, por medio de los programas sociales a 23 MILLONES DE FAMILIAS”.

Porque si se toma en cuenta que en promedio hay 4 personas por familia, pues nada de qué preocuparse toda vez que al menos 92 MILLONES de los 127 MILLONES de habitantes que tiene el país, van en caballo de hacienda con las dádivas que les da la dictadura de ocurrencias. Aunque huelga decir que esto es insostenible y poco probable que pueda demostrarlo.

En resumen, nada qué se pueda ver con aliento y sí marcado pesar porque como lo proyecta el propio gobierno de mentiras, se nos viene encima la peor crisis económica desde 1932, pero eso no le preocupa a quien se cree, porque así lo dijo:

“México es un país, sin duda, con porvenir y un ejemplo mundial de cómo hacer realidad el progreso con justicia”.

Allá los que quieran creer en sus falacias…

¡Cómo me dueles, México!

Categorías
Michoacán

Rueda de Molino

Impreso /Jorge Hidalgo Lugo

No hay día en que la dictadura de ocurrencias haga gala de cinismo, desfachatez y desvergüenza, para tratar de ocultar la realidad que vive el país con un inusitado índice de fallecidos por violencia y víctimas de la pandemia, que superan ya a los “Muertos de Calderón” y los registrados en sexenios anteriores. De esos mismos gobiernos que tanto suele invocar en el circo mañanero para justificar su ineptitud e incapacidad el rey chiquito que habita en Palacio Nacional.

No se diga de los fatales escenarios económicos que pronostican la catástrofe inimaginable para un país, que aún antes con corruptelas y latrocinios desde el poder, no vivía esta zozobra que hoy marcan los indicadores mundiales pero que al bufón le pasan inadvertidos, se burla, provocan hilaridad siniestra.

El caso es que Andrés Manuel López Obrador vive en campaña permanente y acomoda la agenda al gusto de sus mascotas, con los lugares comunes y recurriendo a las mismas artimañas discursivas que le han generado esa suerte de impunidad entre su feligresía que, dicho sea de paso, por igual son una vergüenza para México.

Pero la ruta está trazada, es pública y se anuncia, sin que haya oposición seria, real o por lo menos disimulada, que salga al paso de los atropellos que se comenten y luzcan desaparecidos los contrapesos reales.

Urgencia porque surjan voces y acciones en defensa de una nación que va al precipicio, pero se esconden por temor, miedo, incertidumbre de ser las próximas cabezas a rodar en la guillotina mediática instalada en la principesca sede presidencial.

Entendido el pánico que viven quienes con o sin fundamento legal, se amordaza con el amague de ser sometidos a proceso por tal o cual delito cometido en el pasado reciente, como es el caso más cercano de Miguel Ángel Osorio Chong.

Lo que no se justifica es que alguien que ofertó encarcelar a los saqueadores de la nación, juegue electoreramente con la supuesta información confidencial que tiene sobre el escritorio.

Así en el transcurrir de los días, los opositores dan la sensación de formar parte de un grupo de ratones asustadizos y miopes, en busca de encontrar la salida para no verse alcanzados por la garra del gato que los persigue en una caja de cristal, donde nadie saldrá ganador, sino el felino que feliz pasea la lengua por sus bigotes en busca de atrapar y exhibir a su próxima presa.

Mientras tanto, López Obrador ve con desdén que el partido de su propiedad, que no llegó a ser más allá de un movimiento como tal, se encuentra convertido en una auténtica plaga de roedores de todos colores, calibres y por demás voraces depredadores, que se disputan desde ya la supremacía para impulsar, consolidar futuras candidaturas.

Guerra intestina, feroz combate de canibalismo donde los malos, mañosos y perversos de siempre, pretenden que surjan esos perfiles para favorecer a sus cuadros aliados, compadres, amigos, recomendados y cobrar cuotas de poder a cambio de los favores por figurar en los listados.

Ante ello, no es descabellado observar que hay intentos de rebelión por parte de algunos aliados a la deformación de cuarta como es el caso del Partido del Trabajo, quien va marcando agenda y busca dejar muy en claro que ellos, al menos en los dichos, no son parte de esa plaga de advenedizos y oportunistas, sino traen proyecto propio y canicas para jugar papeles protagónicos, ya no de simples convidados al banquete para recibir las migajas de Morena.

Voces como las de Reginaldo Sandoval Flores y Francisco Javier Huacuz Esquivel, diputados federales por Michoacán, comienzan a sonar fuerte al respecto con el respaldo de su dirigente nacional Alberto Anaya Gutiérrez, quienes han olido la sangre que van dejando en sus luchas intestinas los de Morena y prefieren dar un paso de costado, para no verse contaminados con esta cacería entre diversas corrientes, donde todos creen tener los merecimientos suficientes para ser cabeza y figurar por encima de los demás.

Nombres como Marcelo Ebrard, Ricardo Monreal Ávila, Epigmenio Ibarra, John Ackerman, Dolores Padierna, René Bejarano, Alfonso Ramírez Cuéllar, Yeidckol Polevnsky, Alfonso Durazo, Gabriel García Hernández y demás fauna nociva que medra al amparo de López Obrador, traen de cabeza a Morena y por ello, los petistas aguardan cautelosos el momento de actuar y enseñar sus armas.

Y es, cruel paradoja para los opositores, sea precisamente el Partido del Trabajo el que pretende sacudirse de esos oportunistas y dar el paso al protagonismo desde una izquierda moderada que no ataque al capital, ni agreda los sectores productivos y aliente la inversión, como contraparte al radicalismo en que parecen estar obstinados los que creen servir así mejor al dueño del circo, para ganarse sus favores en el 2021.

Mientras esto acontece, el desprestigiado e impresentable Partido Verde Ecologista busca engañar con presuntas fortalezas electorales para también meterse al reparto de candidaturas y, como ha sido en su prostituida vida política, sacar provecho al vender caro a sus seguidores y potenciales votantes.

Favores al mejor postor para enriquecer a dirigentes vivales tanto en lo nacional como en los Estados como Michoacán, y eso es algo que por igual, los petistas ven con marcado recelo y particular antipatía. No le compran el favor a la mujer de la vida galante con podrido ropaje ecologista.

Pero al menos el PT ya alzó la mano, no se sabe hasta dónde los dejará transitar en esa actitud López Obrador, pero siendo un aliado en la dictadura de ocurrencias hasta el momento, es el que ha salido al paso de los atropellos y excesos de poder en que se pasan la vida, los morenistas y sus endebles liderazgos.

No hay oposición seria y responsable en el PAN, PRI, PRD y Movimiento Ciudadano, pero es el Partido del Trabajo quien, exhibe y ventila la pestilencia que emana de Morena a quien ya no ven como el “aliado mayor” al que deben obedecer ciegamente y eso no debe pasar desapercibido. Hacerlo sería un error.

¿Y los opositores tradicionales cuándo despertarán del letargo en que viven?, se preguntan los mexicanos inconformes con los atropellos de López Obrador.

La respuesta que se tiene y a la que deben irse resignando es que con los que hoy figuran al frente de los mismos, darán la cara después que el pastel del 2021 lo repartan entre PT y Morena.

Y así López Obrador, si le aleccionan bien los ilustrados que debe tener en su staff no por su pareja, podrá parodiar a José Rubén Romero en su célebre obra de la Vida Inútil de Pito Pérez, para decir:

-“¡Pobrecitos idiotas, qué lástima les tengo!”

Vale…

Categorías
Michoacán

Rueda de Molino

 

Impreso/Jorge Hidalgo Lugo

 

MORELIA Mich., 30 de julio de 2020.-Un país destinado al fracaso y un presidente incapaz, pero autoritario, obcecado y lleno de odio, es lo que se sufre hoy en México.

Insensible e inmutable ante el dolor humano, su única ocupación y quizá hasta preocupación, es robarse los comicios del año que entra. Al costo de lo que sea y con el dinero que atesora producto de recortes presupuestales y castigo financiero que hoy sufren estados y municipios, pero los mexicanos en general como los niños con cáncer que mueren por falta de medicamentos.

Nada mueve de su afán al autócrata que también se da el lujo de “tirar línea” y ordenar lo que deben y no preguntar en su espectáculo mañanero, como fue el caso del circo montado ahora en el hangar presidencial.

Andrés Manuel López Obrador hace caso omiso de los reclamos que brotan por todas partes y en todos los estratos. Tiene en las manos el garrote vil con qué intimidar a “opositores” y la ley bajo el sobaco, para mal utilizarla a su antojo inventando cargos y fabricando delincuentes.

En esa prospectiva, poco interesa si hay damnificados por desastres naturales como los que dejó a su paso Hanna en el noroeste del país.

Nada le inquieta a su actuar arrogante y de sobrada prepotencia que crezca la cifra de víctimas mortales a causa de la pandemia que ni domada, ni controlada y mucho menos, en vías de extinción.

Tampoco le quita el sueño que padres de niños enfermos de cáncer salgan a las calles y se manifiesten por el desabasto de insumos médicos para atender esta enfermedad, como si se tratara de una clase a la que se debe menospreciar y hacer de lado. Tal parece que los quiere muertos lo antes posible.

Al tabasqueño las críticas por su servilismo ante el señor “Trún” quien hoy se refocila de haber construido el muro porque así evitó, dijo, que el Coronavirus se les metiera por la frontera con México. Esto apenas horas después de haber servido de matraquero oficioso en la ignominiosa gira cuyos aplaudidores oficiosos y propagandistas a sueldo pretendieron vender como ejemplo de un “gran estadista”.

Su egocentrismo y esa obsesión por sentirse el dueño de la verdad absoluta, también le hace ver como “normal” que los actos de latrocinio y corruptelas que hoy realizan cercanos colaboradores de la dictadura de ocurrencias, sean bien vistas, aplaudidas y hasta alentadas.

Por eso sus arrebatos verbales para exonerar desde su púlpito a impresentables como Ana Gabriel Guevara, Manuel Bartlett Días y su hijo, John M. Ackerman y su cónyuge Irma Eréndira Sandoval, Arturo Durazo, Dolores Padierna, René Bejarano y demás depredadores que ruborizarían a cualquier ejemplar de la fauna nociva sobre la tierra.

Y aun cuando sabe que física y mentalmente, es por demás complicado y casi imposible trascender el sexenio, en su horizonte prevalece el capricho de sentar los cimientos de una dictadura perfecta que continúe la labor devastadora que hoy causa serios estragos en el país y cuyas consecuencias fatales están aún por venir con mayor impacto social.

Ante esta panorámica, la prospectiva del ídolo de piedra en que está convertido para sus feligreses y no pocos acomodaticios, es ir por los 300 distritos electorales que estarán en disputa para contar con un Congreso de la Unión servil, entreguista, traidor a la patria, como el actual y así terminar de enterrar libertades y cualquier asomo de democracia que pudiera sobrevivir.

Esto lo pulsan desde ahora los capitales nacionales y extranjeros, salvo raras excepciones, que comienzan a cancelar inversiones y llevan su dinero a otros sitios donde no sean objeto de robos de Estado ni expropiaciones arbitrarias como acontece con los modelos comunistoides.

Y los opositores, a los que tiene estrangulados, asidos de las amígdalas, sólo alcanzan a balbucear tibios discursos en contra de los excesos de poder que marcan la huella dejada por el falso redentor y sus funcionarios que sólo sirven de adorno, como floreros, ornamentos de lujo, que están ahí disfrutando las mieles y el placer de ser parte de la deformación de cuarta.

Distante la formación de un bloque opositor serio, compacto, a prueba de ataques mediáticos y que pasen la prueba de ácido, cuando de abrir expedientes y ventilar pasados mediatos o lejanos, se requiera.

Mientras tanto la sociedad civil, la clase media sigue en su afán de salir a manifestarse en abierto e inocultable repudio que siente, en las marchas que comienzan a cobrar visos de recurrencia hasta en tanto les sea permitido y llegue la represión que las extinga, ya sea con fuerzas policiacas, castrenses o de golpeadores profesionales al servicio del régimen autoritario.

Bajo este escenario, resulta grotesco y de una infamia sin precedentes, que actores políticos de los “moralmente derrotados” partidos opositores saquen la cabeza, alcen la mano, eleven la voz y digan tener facultades o méritos suficientes para ir por tal o cual nominación en disputa.

Juega así López Obrador al gato y al ratón, dará el zarpazo en el momento adecuado si es que la gran masa de inconformes y temerosos de la dictadura en ciernes, no encuentra otra forma de hacer que reaccionen quienes deben hacerlo y surjan los liderazgos que den certeza de poder enfrentar al tirano con posibilidades de éxito.

Lo contrario sólo será parte del circo diseñado por López Obrador y sus ideólogos, maestros del desastre, para que no sólo arrolle en el 2021 sino que en el siguiente año, alcance la revalidación a su cargo y dejar demostrado que ahora México es suyo por derecho divino.

Nada más, pero nada menos…

Vale…

Categorías
Michoacán

Consenso para el INE, indispensable

Impreso/Rafael García Tinajero Pérez.

MORELIA Mich., 21 de julio de 2020.-La democracia es una construcción política que puede fortalecerse o bien debilitarse al grado de derrumbarse y desaparecer para dar paso a fórmulas autoritarias.

México vive un régimen democrático que podríamos denominar germinal o naciente, de una edad no mayor que los treinta años. Cuyo nacimiento se da tras un parto prolongado que incluyó movilizaciones, reclamos, conflictos, sufrimiento, dolor y una nada despreciable cuota de sangre.
Muchos de los mexicanos, por la simple razón biológica de su edad, no conocieron el México que a otros nos tocó vivir en nuestra infancia, adolescencia y primera juventud.: el país con un gobierno autoritario, un presidente omnipotente y omnipresente , el del partido hegemónico , aquel en el que el total de los gobernadores y senadores eran del PRI, lo mismo sucedía con casi todos los diputados federales, partido que tenía mayoría calificada en todos los Congresos locales, en el que de los más de 2400 ayuntamientos, sobraban los dedos de una mano para contar los que no eran gobernados por el PRI.
En aquel México las elecciones las organizaba, dirigía y calificaba el propio gobierno, no había siquiera credencial de elector con fotografía , ni un padrón confiable. Votaban hasta los muertos y lo hacían en varias ocasiones en ejercicios que la imaginación popular bautizó como carruseles o ratones locos. No había garantías para la libertad de expresión, ni para el acceso a la información pública , el Banco de México era una dependencia más del gobierno, no había ni INE, ni INEGI, ni órganos reguladores de las telecomunicaciones y la radio y televisión, ni Comisión de Derechos Humanos. Los jueces y magistrados eran nombrados por el Presidente en turno y se plegaban estrictamente a sus designios. La vida política del país giraba en derredor del Presidente de la República, soberano sexenal que escogía a su sucesor y que ejercía lo que se conoció como la presidencia imperial.
Hoy, con todos los defectos que se puedan invocar, vivimos en una sociedad diferente: hay elecciones libres en las que los votos cuentan y se cuentan, , división de poderes, pluralismo equilibrado en los órganos representativos. Ya no hay solo una voz que ordena y manda, existen aunque sea en forma embrionaria una serie de pesos y contrapesos, en cuestión de libertades los márgenes se han ampliado , las elecciones son organizadas por órganos autónomos, ha habido tres alternancias en menos de 20 años en el Ejecutivo Federal, los estados de la República son gobernados por diferentes partidos y coaliciones y los gobernadores coexisten con presidentes municipales emanados en algunos casos de casi una decena de partidos.
Para mal de todos y descontento de gran parte de la población con la democracia , está no ha sido hasta hoy un elemento que haga crecer la economía, disminuya las desigualdades y ponga coto a fenómenos como la corrupción, impunidad y violencia criminal, de allí que millones de mexicanos no solamente se encuentren desencantados con la democracia sino que se manifiesten incluso un estado de ánimo adverso a ésta.
Quizás , una de las pocas cosas que hemos hecho bien los que pertenecemos a esta generación es construir esa incipiente democracia, en otras cosas no hemos avanzado, pero una condición sine qua non para hacerlo es precisamente la conservación y fortalecimiento de esta . En doscientos años de vida independiente, solo en una décima parte de estos tenemos la certeza de que atrás de cada uno de los casi veinte mil cargos de elección popular hay un proceso de designación democrático con garantía de respeto al voto universal, libre y secreto. Lo de antes era la designación mediante la fuerza de las armas o elecciones rituales en donde todo mundo sabía de antemano quién ganaría.
Después de la elección de 1988, México creó un organismo especializado para organizar elecciones, que fue el Instituto Federal Electoral (IFE), en 1994 se incluyó a los consejeros ciudadanos, quienes condujeron bien la votación de ese año convulso. Para 1996 se separó del todo al gobierno de la materia electoral y el IFE ganó su autonomía plena: eso permitió que el presidente perdiera por primera vez el control de la Cámara de Diputados en 1997, y la primera alternancia en la presidencia en el 2000, así como un largo conjunto de novedades democráticas. Sustraer al gobierno de la organización electoral fue condición del respeto al voto libre y secreto.
El INE condensa el pacto político más importante que se logró construir en las últimas décadas para disputar el poder de manera institucional y pacífica. Virtuosamente, el gran consenso que se fraguó después de 1988 es que se necesitaba crear una institución especializada en materia electoral que diera garantías a los contendientes de la limpieza de cada proceso. El INE es esa institución necesaria para permitir la disputa civilizada por el poder en México. y su órgano de conducción y decisión es un Consejo General. En momentos de encono, de incertidumbre política, el nombramiento de consejeros que cuentan con la confianza de los distintos actores políticos le ha dado oxígeno a la disputa política. Así ocurrió con los consejeros ciudadanos en el IFE del 96, el primero plenamente autónomo, que encabezó José Woldenberg. Hubo una ruptura en el consenso en 2003, que presagió una falta de credibilidad de la autoridad electoral que vimos manifiesta en la complicada elección de 2006. Después se han ido dando renovaciones con el consenso de las fuerzas políticas de manera virtuosa . Así ocurrió en 2014, cuando se nombró a la primera generación de consejeros del INE. En 2017 hubo una renovación de tres consejeros que no generó mayor controversia, porque la conformación de la Cámara de Diputados obligaba al consenso, entonces se sabía que no iba a haber una imposición unilateral, y fue un proceso de designación por consenso que nadie descalificó.
Sin embargo, la elección de 2018 y la particular integración de la Cámara de Diputados, los antecedentes de nombramientos en otras instituciones constitucionalmente autónomas –en particular la Comisión de los Derechos Humanos–, aunados a un discurso muy agresivo contra los institutos autónomos y en particular contra el INE, generan una alerta. En particular son de tomarse en cuenta dos declaraciones de AMLO en sus conferencias mañaneras : al conformación de un grupo opositor antagónico a su gobierno, al que atribuyó conspirar contra el mismo , el llamado BOA en el que incluyó a los Consejeros del INE y el haber expresado abiertamente su decisión de convertirse, contra lo que marca la ley, en garante de la elección del 2021. A lo anterior debemos sumar sus reiteradas declaraciones en el sentido de calificar al INE como un órgano inútil y oneroso.
Estas declaraciones han generado en la Cámara de diputados un ánimo anti consenso en aproximadamente sesenta integrantes de la bancada de MORENA y la exigencia a su coordinación de echar abajo un proceso de consenso difícil pero con resultados ejemplares para, aprovechando su mayoría indiscutible, nombrar a cuatro consejeros totalmente afines al gobierno actual los cuáles serían una Correa de transmisión entre INE, gobierno y MORENA.
Si lo anterior sucediera se estaría dando al traste con la autonomía del INE y contra la renovación del pacto político por excelencia de la transición y democratización de México.
Ojalá prevalezca la altura de miras que muestran personajes como Porfirio Muñoz Ledo y Mario Delgado y se haga un nombramiento en código democrático, es decir, sin avasallar a las oposiciones. Desde 1996, cuando se nombró al histórico consejo del IFE que encabezó Woldeberg, quedó claro que las designaciones por consenso fortalecen la vida democrática y que el mayoriteo incluso acaba por revertirse contra la credibilidad de quienes usan la aplanadora.
No hay que olvidar que, entre otras cosas , no se podría explicar el arribo de AMLO a la Presidencia de la República sin la existencia de un INE autónomo e imparcial.

Categorías
Michoacán

Morena, refugio de corruptos, ladrones, deshonestos y traidores, en riña por candidaturas

Jorge Hidalgo Lugo/Impreso

MORELIA Mich., 15 de julio de 2020.-La posibilidad que dan las encuestas para contender con éxito en los comicios que se avecinan, primordialmente para renovar el Ejecutivo del Estado, ha desatado en Michoacán una turbulencia mediática que amenaza con afectar severamente parcelas del partido en el poder y cuyos actores, sienten, están realmente convencidos, que no hay por dónde pueda perder Morena.

Poco importa en las mediciones que hasta el momento se conocen si el futuro de un México estable y con desarrollo, así haya sido magro en el pasado reciente, esté en riesgo y el modelo comunistoide que alienta Andrés Manuel López Obrador a través de su marionetas, avanza y no de manera silenciosa.

Pero en la rebatinga que se vive, lo paradójico del caso es que sean muchos los apuntados y crean cada uno por su cuenta, que tienen los méritos suficientes para ser ungidos por el dedo del falso redentor, quien será finalmente y al más rancio estilo del PRI dinosáurico, el que decidirá a favor de los favorecidos con la nominación, no sólo al gobierno de la entidad, sino en todas los demás posiciones a disputarse.

Sólo los ilusos, que por lo visto aún existen en las filas de Morena, pueden creer que el método de encuestas que dictan en sus normas internas, será el fiel de la balanza que determine las designaciones referidas.

Puede que sean un referente y sirvan de algo para los análisis, si es que los hace López Obrador antes de “palomear” el listado que incluirá gubernaturas, pero preferencialmente, las 300 diputaciones federales que estarán en juego.

Esta es la máxima prioridad para quien sabe, vive obsesionado, le es vital tener el control del Congreso de la Unión en lo que resta del sexenio y así poder reformar cuantas leyes se le ocurran, sin tener contrapeso alguno que impida terminar el arribo de la dictadura perfecta al suelo nacional.

Los nuevos prospectos al redil de ovejas, lamebotas, levanta dedos, borregos, traidores a la patria mexicana, tendrán mucho qué batallar para que se les permita figurar en las boletas electorales. Y son precisamente esas candidaturas, donde hasta el momento, pocos o casi nadie, ha tomado en consideración por estar distraídos en las gubernaturas.

En los que serán los comicios más concurridos de la historia incluso más que los del 218, estarán en juego 15 gubernaturas, 300 diputados de mayoría y 200 plurinominales.

En disputa habrá 21 mil 368 cargos donde se incluye la renovación de 30 congresos locales, con un total de mil 063 diputados estatales, así como mil 926 ayuntamientos y juntas municipales, en 30 entidades del país, Michoacán incluido.

Y como el pastel es enorme, los comensales de Morena (refugio de corruptos, ladrones, deshonestos y traidores) quieren saciar su voracidad, por ello pelean rabiosamente estar en los listados y con esto, la guerra intestina se desata creando frentes y divisiones, muy semejantes a las tribus de caníbales que terminaron por minar al Partido de la Revolución Democrática, origen de muchos de los que ahora hacen fila para que López Obrador los toque con su dedo mesiánico.

Ante la falta de liderazgos, con una dirección nacional que clama ser vista, escuchada y respaldada por el propio dueño de Morena sin que hasta el momento le haga mayor caso, Alfonso Ramírez Cuéllar desde la cúpula del movimiento, destruye de manera anticipada los proyectos que se tenían con Yeidckol Polevnsky y sigue firme en su decisión de exigir se aclare el destino de más de 300 millones de pesos que manchan de corrupción y deshonestidad a la protegida de López Obrador.

Ante ello, el matraquero oficioso de Mister “Trún”, tiene la difícil disyuntiva de respaldar a quien lleva a cabo esta labor de lavar el rostro de Morena y hacer valer la bandera que enarbola del combate a la corrupción y cárcel a los deshonestos, o se hace “ganso” y como siempre dice tener “otros datos” dejará pasar el escándalo que priva en su propio patio, para que sean los alfiles de la Polevsnky quienes finalmente figuren en las boletas.

En una palabra, la decisión que se viene no tiene nada qué ver con el posicionamiento en las encuestas, sino quién está más cerca o lejano, de ambos personajes que hoy escenifican esta guerra fratricida con cargo al erario de los mexicanos.

Y los potenciales electores deberán asimilar desde ahora que en Morena no es pecado tener antecedentes de deshonestidad y corrupción, sino ser bendecidos, obedecer servilmente los mandatos de quién les dará la posibilidad de figurar en esa cauda de cargos en disputa.

Nada más, pero nada menos…

Vale…

Categorías
Michoacán Política

La traición que se viene o el precio en que se venderá el bloque opositor

 

Impreso/Jorge Hidalgo Lugo

MORELIA Mich., 5 de julio de 2020.-La posibilidad de perder los comicios del próximo año y con ello dejar de contar con una diputación federal a modo, domesticada y bajo su yugo, tienen a Andrés Manuel López Obrador preocupado y por ello, su determinación de dejar de lado los temas que incomodan y le pegan en su ego al caer de forma estrepitosa en las preferencias, según los sondeos que semana a semana realizan diversas casas encuestadoras.

Temas como la salud de los mexicanos que se ven afectados por la pandemia y el número creciente de muertos que se acumulan sin un atisbo siquiera de llegar a su fin, salieron de la agenda presidencial y ya ni los oaxaqueños afectados por el temblor que también suma decenas de difuntos y pérdidas materiales, le merecen un poco de su atención.

Nada distrae del objetivo que ahora marca el rumbo del ganso, cuyo paso cansado es también cada vez más evidente.

Salir de gira y darse baños de pueblo, ya no le están siendo tan favorables pues cada vez encuentra mayores muestras de repudio por parte de todos esos afectados con los atropellos que se dictan desde Palacio Nacional.

Todos los sectores que tienen agravios por diferentes motivos, son estimulados por centenares de mexicanos que por la pandemia, han perdido por igual su empleo, entrado en crisis económica sin salida y perdido el patrimonio formado durante años de trabajo, ante la indiferencia y socarronería con que ha asumido esta situación desde el circo mañanero.

Por eso ahora que las luces ámbar se han encendido, recrudece la estrategia de polarizar, sembrar odio y provocar que haya pleitos irreconciliables entre mexicanos. El llamado a que se formen en cada lado de la acera que corresponda, los que están con el proyecto y quienes lo rechazan, es un lance estratégico para hacer válida la premisa de “divide y vencerás”.

Aún con una disminución que registra al cierre de este despacho con 46 por ciento de respaldo social, López Obrador cree tener los votos suficientes para salir a flote en los comicios del año entrante.

Calculan en su cuarto de guerra, que el 54 por ciento restante se fragmentarán entre las opciones que aparezcan en las boletas y por eso, también al estilo del rancio PRI, insistirá en que se sostenga el clientelismo electoral a través de las dádivas oficiales, mientras que los otros se repartan los sufragios y en aritmética simple, no haya partido alguno que por sí, pueda competir o mejor aún, aspire a ganar con la marca que se presenten ya sea PRI, PAN, PRD o Movimiento Ciudadano.

De esta forma, lo que López Obrador busca es que su voto duro, aún con el gran déficit que representa caer de 82 a 46 por ciento en las preferencias tan sólo en lo que va del 2020, no se deteriore más.

Por eso la gran apuesta para acuchillar, sacrificar todo cuanto sea necesario en materia de organismos públicos o ciudadanizados, fideicomisos y hasta quedarse con los fondos de ahorro para el retiro de los trabajadores, con tal de sumar en la registradora recursos multimillonarios para comprar conciencias y con los pobres, incluso los que él ahora genera por sus yerros, tener la base que saquen a flote la elección en puerta.

Para ello también, tiene infiltrados trabajando en desarticular cualquier posible alianza opositora que de salida a los crecientes reclamos sociales que se patentizan no sólo en las redes sociales, sino en todas las tribunas al alcance.

No por nada se dio a la tarea de cobrar impuestos en busca de inhibir el uso de plataformas digitales donde se potencializan mensajes contra se pésimo (des)gobierno.

Lo que ahora falta ver es si los líderes de los partidos tradicionales le ponen precio a su simulación, cobran altos dividendos por traicionar a sus huestes y juegan el juego del tirano que pretende acallar cualquier insurrección que pueda surgir en México.

Debemos ver con recelo entonces lo que dice y hace Marko Cortés en el PAN, Dante Delgado en Movimiento Ciudadano, Alejandro Moreno en el PRI y lo que queda de órganos de dirección nacional en el PRD, pues en su conjunto y apoyados por la creciente sociedad inconforme y temerosa del modelo comunistoide que se cierne sobre el país, estaría dispuesta a apoyar al bloque opositor y cerrar el paso así a la dictadura perfecta que buscan imponer López Obrador y sus aliados.

En resumen, la oposición “moralmente derrotada” como se festina cada que le pega la gana el bufón, está tentada a jugar el juego que le marquen desde Palacio Nacional, simular un ejercicio democrático y apuñalar los deseos de millones de mexicanos que sin militancia partidista, puedan ser embaucados en el simulacro de competencia, sin competir a fondo.

La clase política tradicional estará a prueba y su riesgo de extinción irá en aumento en la medida que se preste a caer en la trampa perversa ya tendida. Porque difícilmente la clase media amenazada y perseguida por López Obrador, será doblegada en su intento por cerrar el paso a la dictadura de ocurrencias.

En todo caso lo que puede y debe surgir es un gran movimiento social de tal magnitud que sean los “opositores” y sus liderazgos quienes busquen cobijo en sus entrañas y no a la inversa.

Tiempos de definiciones se aproximan y como nunca, el traidor a México estará apestado por generaciones y el desprecio será mayor a los millones de pesos en que pueda tasar su “ayuda” al proyecto con que busca terminar de destruir las libertades en el país, el gran solitario de Palacio Nacional en que parece estar convertido, por sus ínfulas de dictador, Andrés Manuel López Obrador.

Y como dicen los creyentes, yo me sumo, en estas condiciones… ¡que Dios nos agarre confesados!

Categorías
Michoacán Política

¿A qué va a Washington, presidente?

 

Rafael García Tinajero Pérez

MORELIA, Mich., 2 de julio de 2020.-En política la forma es fondo como decía Reyes Heroles y el 22 de Junio en Arizona, uno de los estados con más racismo en la Unión Americana , junto a un vehículo de la Patrulla Fronteriza , ante el muro que marca la frontera entre Estados Unidos y México , con un aire un tanto prepotente y bravucón, Donald Trump aseguró : “ el presidente López Obrador vendrá pronto”.

Solo dos días después el Presidente de la República acusó recibo y anunció en su conferencia de prensa matutina que acudiría en visita de Estado a Washington para entrevistarse con el Presidente Donald Trump y agradecer a Estados Unidos la venta de equipos e insumos para atender la pandemia por COVID-19 y además atestiguar la entrada en vigor del T-MEC.

Ayer el Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard fijó la fecha para este evento, será exactamente en una semana.

Pienso que no existe una razón válida, al menos en éste momento, que justifique éste encuentro.

Lo considero inoportuno al menos por una razón: el proceso electoral para renovar la presidencia y el Congreso de los Estados Unidos está en marcha y uno de los candidatos es precisamente, Donald Trump , quien intenta reelegirse.

Agradecer que se nos hayan vendido equipos e insumos para enfrentar la pandemia no es razón para una visita Oficial o de Estado, mucho menos si consideramos que no se trató de una transacción directa entre México y Estados Unidos sino de compras que Instituciones del gobierno mexicano realizaron a empresas privadas.

La puesta en marcha del T-MEC tampoco es un buen pretexto. La negociación ya está concluida, entrará en vigor independientemente de si se reúnen AMLO y Trump o no lo hacen , además el Primer Ministro de Canadá, tercer país firmante del tratado, Jean Pierre Trudeau, tal parece que no participará de esta reunión porque ni siquiera ha sido convocado.

Tampocos será una visita de Estado, ese término tiene en Estados Unidos una connotación específica y un protocolo más amplio y de mayor impacto político bajo el cual el Presidente López Obrador tendría que estar invitado a hospedarse en la Casa Blanca y a pronunciar un discurso ante las dos Cámaras del Congreso Estadounidense. Será solo de una visita Oficial en la que el único acto previsto es el encuentro López Obrador- Donald Trump.

Queda un motivo , no manifestado públicamente, pero que muchos interpretan como el verdadero y el que más urge a Trump y es el de enviar el mensaje simbólico de que el Presidente de México apoya su reelección; darle un baño de antirracismo reuniéndolo con el jefe de Estado de un país a cuya comunidad residente en los Estados Unidos reiteradamente ha señalado , generalizando, como compuesta por violadores, narcotraficantes y asesinos; utilizar la popularidad con que indudablemente cuenta López Obrador ente la comunidad Mexicana y México-Americana en un intento absurdo de inclinar la balanza del voto a su favor.

Por otra parte Trump demostraría a su base social blanca, racista y xenofoba que en su patio trasero cuenta con un mozo dispuesto a hacer sin chistar lo que se le ordene. Seguramente ante su público Trump elogiara a López Obrador como un gran tipo y le agradecerá una vez más el esfuerzo de México para mantener a raya a los migrantes que llegan del sur.

Pregonará sin duda que primero nos amenazo con construir el muro e imponernos aranceles y con ello logró convertir a México en receptor de los solicitantes de asilo a Estados Unidos y a 25 mil soldados de nuestra guardia nacional en una especie de Border Patrol que salvaguarda la frontera norteamericana, no en el río Bravo sino desde el Suchiate. Nuestro presidente estará, en una semana más, ante un negociador bravucón que no habrá hecho más que montar una tramoya en la que presentará al mandatario mexicano como un patiño que le engorda su caldo electoral.

Tomar partido por Trump, contraviene nuestros principios de política exterior, es una intervención indebida en asuntos de otra nación. Además es una pésima apuesta, si las elecciones en Estados Unidos fueran hoy, Trump las perdería con Biden por al menos 14 puntos porcentuales.

La reacción del Partido Demócrata ante la visita de AMLO es de profunda antipatía. Si gana Biden es previsible que el antagonismo hacia México y su gobierno será la pauta en sus políticas binacionales y si no gana, tendremos una cámara de representantes , mayoritariamente demócrata según todos los pronósticos, confrontada con el gobierno mexicano.

Más del 60% de los votantes no blancos votarían en contra de Trump, esto incluye a los México- Americanos y los migrantes de nuestro origen. Varias organizaciones civiles binacionales se han manifestado ya contra la visita.

Han reclamado al presidente mexicano el abandono de la tradición hospitalaria de nuestro país que siempre acogió con generosidad a aquellos que por razones económicas, políticas o de seguridad buscaban refugio o pasaban por nuestro territorio; las reiteradas violaciones a los derechos humanos que se cometen en nuestro suelo contra miles de migrantes.
El frente binacional indígena hace unos días le escribió:

“Como es posible que usted que ganó las elecciones con una plataforma, de cambio para México se preste a ser un colaborador de Donald Trump quien no ha escondido su racismo y odio contra nosotros los mexicanos” y también le dicen que se manifestarán contra su visita en Washington y en todos los consulados de México en Estados Unidos y que esta no modificará la intención de voto , contraria a Trump , de esa comunidad.

¿ Por que insistir en realizar esta visita inoportuna en la que ni México ni su gobierno tienen nada que ganar y si mucho por perder?

¿Porque ir a un encuentro en el que el único que sale ganado es Trump?
Es el peor momento , ante la pandemia más grande de la historia, en pleno proceso electoral en aquel país, sin ningún asunto relevante que tratar, ¿ A que va AMLO a la Casa Blanca? puede cometer un error peor que el de Peña Nieto, cuando hace 4 años, como Presidente de México, invitó a Donald Trump, candidato a la presidencia de Estados Unidos por el Partido Republicano a nuestro país y le brindó trato de Jefe de Estado sin serlo, en lo que se interpretó , dada la contienda electoral que se vivía en Estados Unidos, como una abierta injerencia del gobierno mexicano en la política interior y en el proceso electoral de aquel país al apoyar a uno de los candidatos en contienda.

Declaró López Obrador en aquella ocasión : “en las actuales circunstancias (electorales) no lo hubiera invitado para no involucrar a los mexicanos en el proceso electoral de Estados Unidos.

Porqué no queremos que ellos, el día de mañana, se involucren en un proceso electoral ( el de Julio de 2018 ) que solo va a corresponder a los mexicanos.”
Esperemos que el Presidente de la República no cometa un error peor que el de su antecesor.

La visita de  nuestro presidente a Washington no solo es inoportuna , representa un riesgo para la investidura de nuestro primer mandatario y para las futuras relaciones de nuestro país con Estados Unidos.

Entre los cinco principios constitucionales que rigen la política exterior mexicana están los de la autodeterminación de los pueblos y la no intervención .

AMLO con su visita en el actual momento de la política norteamericana violenta estos principios al pretender darle una ayuda , por pequeña que sea, a Trump para reelegirse.

Esperemos que se suspenda el encuentro Trump- AMLO, que no se cometa un grave error de política exterior que tendrá consecuencias graves y perdurables.

Que no se realice por lo pronto y se deje para una mejor coyuntura. Esperar a que el proceso electoral de Estados Unidos esté resuelto y reunirse con el presidente que de él resulte, sea Trump o sea Biden, sería lo más adecuado.

Categorías
Michoacán Política

Luchar divididos, sucumbir unidos

 

Impreso/Rafael García Tinajero Pérez

MORELIA Mich., 15 de junio de 2020.-Las infecciones por COVID 19 se han extendido prácticamente a todos los rincones del planeta dejando a a su paso una estela de enfermedad y muerte. Este virus nuevo para nuestra especie , contra el que no hemos desarrollado inmunidad, no hay vacuna, ni cura específica , se ha propagado en el mundo y en México a una velocidad vertiginosa. Las únicas medidas que han demostrado ser efectivas para disminuir el ritmo de propagación y contagio son: la higiene individual y el distanciamiento social lo que implica forzosamente el confinamiento en el hogar y el ausentismo laboral, esto ha venido a ser un freno abrupto a la economía mundial..
Nuestro país se encuentra desde el 29 de Febrero entre los asolados por la pandemia, hasta ayer , hubo en el país 146,837 casos confirmados y 17,141 defunciones . En nuestro estado hay 3,574 casos confirmados y 279 defunciones y diariamente van en ascenso tanto el número de contagios como de muertos.

Las consecuencias económicas del necesario distanciamiento social han calado profundamente, entre el 18 de marzo al 31 de mayo hubo una pérdida de alrededor de 1, 030, 366 empleos formales de acuerdo a cifras del IMSS e INFONAVIT. No se sabe cuántos empleos se han perdido en la economía informal podría ser el mismo número o mayor.
No hay mucho que discutir sobre la manera en que se debe enfrentar la pandemia. En lo sanitario aislamiento y distanciamiento social e higiene personal . En lo económico medidas fiscales y de las finanzas públicas para garantizar que las empresas existentes antes del inicio de la pandemia no caigan en falta de liquidez e insolvencia, para finalmente sucumbir y que los trabajadores de estas puedan contar con sus medios de subsistencia y mantener el empleo.

Aunque ya estamos en una de las más graves crisis que haya vivido la humanidad , comparable en el ámbito de la sanidad con la la de la llamada “ gripe española” al final de la Primera Guerra Mundial y en el de la economía con la llamada “Gran recesión “ iniciada en 1929 y difícilmente saldremos bien librados de lo que se recordará como la crisis del COVID 19, es evidente que, de la manera en que cada Estado Nacional gestione su pandemia dependerá que no colapsen sus sistemas de salud , la economía se recupere pronto y no se sobre añadan crisis social y crisis política. Para manejar eficaz y eficientemente la pandemia es necesario que los gobiernos implementen políticas públicas que sean legalmente impecables, técnica y científicamente basadas en evidencia de calidad , financieramente sustentables y socialmente aceptables, pero sobre todo que sean políticas de Estado que impliquen la acción coordinada entre gobierno nacional, gobiernos locales y sociedad.
Dejemos de lado ese falso debate que da a elegir entre la salud y la economía, entre las muertes por la pandemia y las de la crisis económica.

En esta situación concreta , salud y economía se retroalimentan , se influyen en proporción directa , la crisis de sanidad agravará la económica y viceversa, hay que mantener vivos a los humanos y a las empresas, aunque ambos tengan que hibernar. Se requiere una solución balanceada, un sano equilibrio, el que se puede lograr solo apelando al saber científico y al conocimiento técnico a los que éste gobierno federal por cierto desprecia.

La gestion de la pandemia en nuestro país ha estado cargada de prejuicios, presiones de grupos de interés, se ha politizado en extremo. Las decisiones han estado más en concordancia con los intereses, la ideología y la política que con el saber científico y técnico, quedando éste plegado a los intereses partidarios y de grupo. No existe una política de Estado para enfrentar la pandemia, el esfuerzo que debiera ser colectivo , coordinado y armónico, es caótico y desordenado . La politización y falta de coordinación entre las autoridades de los estados y el gobierno federal ha suscitado desacuerdos y generación de políticas antagónicas al grado que, podríamos decir , sin exagerar, que hay 33 visiones y reacciones distintas , las 32 de los estados y la de la Federación, frente a un mismo problema, como si se tratase de 33 virus diferentes.

El Consejo General de Salud no ha asumido el papel que constitucionalmente le asignan la Constitución y la Ley General de Salud en contingencias sanitarias como la actual, en la cual está obligado a ser el rector del combate a la pandemia e implementar las medidas para enfrentar la emergencia mediante decretos que, sancionados por el Congreso de la Unión, tendrían que ser de cumplimiento obligatorio para toda autoridad administrativa del país. Hoy la mayor parte de las medidas dictadas por el Consejo General de salud han sido criticadas por su ambigüedad y falta de oportunidad y por ser, más que decretos, acuerdos o exhortos que a nadie vinculan.

En respuesta, algunas entidades federativas han emprendido acciones que trascienden lo señalado por este Consejo, lo que pone en riesgo la verticalidad en la toma de decisiones que se prevé constitucionalmente y es indispensable en toda emergencia sanitaria, teniendo además como consecuencia la desarticulación de acciones a nivel nacional y la toma por cada autoridad local de las decisiones sobre lo que se debe hacer o no en lo local ante la pandemia , todo ello por la falta de contundencia del gobierno federal. Quien por ley debe tomar la batuta y dirigir la orquesta no lo ha querido hacer.

En cuanto al rigor técnico con el que se está manejando la pandemia, la danza de las cifras, la reiterada corrección a la alza de los pronósticos en cuanto a contagios y muertos y el hecho de que hace dos semanas , como ningún país del mundo lo ha hecho, en plena curva ascendente de contagios y decesos, se haya decidido acordar el fin de la Jornada de Sana Distancia para dar paso a la llamada Nueva normalidad, son hechos que hablan por sí mismos.

Dice el vocero de la pandemia en su último cálculo a la alza que el número de decesos en los próximos dos o tres meses llegará a 36 000, según estudios del MIT ( Instituto Tecnológico de Massachusetts ) podría haber , por el camino que vamos alrededor de 136,000.

Haber reanudado las actividades, así sea en forma limitada y con un anárquico sistema de semáforos cuyo funcionamiento más que en datos duros se basa en ambigüedades, es una decisión que se sitúa plenamente en el ámbito de las ocurrencias y sus resultados al reanudarse, en los hechos , la movilidad indiscriminada de la gente , será desastroso al agravar la crisis sanitaria y como resultado también la económica. Otro grave problema son los mensajes contradictorios que cada día lanzan el vocero dela pandemia y el Presidente de la República que no tienen otro efecto que confundir gravemente a la población.

Por otra parte, poco se ha hecho para reasignar recursos a salud y para mantener viva a la planta productiva y a sus trabajadores ,no es con créditos raquíticos que nadie toma, ni insistiendo en llevar a cabo tres o cuatro proyectos faraónicos como se enfrenta una contingencia como la que hoy padece el país. Los recursos económicos, que debieran estarse usando en reforzar el sistema de salud y apoyar a las empresas, sobre todo a las pequeñas y medianas y a sus trabajadores como única forma de que subsistan y sean puntal de la recuperación, brillan por su ausencia.

En este momento es necesaria la coordinación y la unidad. Generar e implementar políticas de Estado contra la pandemia y esto solo se puede hacer apelando a la colaboración, la armonía y el consenso. Es una oportunidad invaluable para iniciar una gran reforma del Estado. , la pandemia ha desnudado las falencias de nuestro Estado Nacional , se podrían escribir volúmenes enteros sobre pandemia y salud, por ejemplo, pandemia y economía , vivienda, seguridad social, pobreza, desigualdad , democracia, género, federalismo, pacto fiscal, sistema de representación política y muchos temas más .

No abona a la unidad nacional quien prosigue en plena pandemia una campaña tendiente a polarizar a los mexicanos entre liberales y conservadores, como en el siglo XIX, o exige definiciones a favor o en contra de sus proyectos políticos , o quien una mañana con un documento que quien sabe de donde haya salido argumenta que se gesta una conspiración para derrocarlo, hace un listado exhaustivo de sus enemigos y casi emprende una cruzada contra los supuestos o reales conspiradores

La crisis sanitaria y económica que hoy se enfrenta es la más grave sufrida por la humanidad y por México en por lo menos un siglo, con consecuencias que serán desastrosas tanto en los ámbitos de la salud como de la economía y con efectos sociales y políticos predecibles . El manejo negligente ya sea por omisión o comisión traerá como consecuencia una mayor carga de enfermedad y muerte, desigualdad, marginación y pobreza.

Hay que liberar de prejuicios políticos e ideológicos la lucha contra la pandemia , darle la palabra a los expertos, utilizar todos los mecanismos que la Constitución y las leyes ponen manos de los gobernantes , pero sobre todo todo buscar la unidad, la colaboración y la armonía. No vaya a ser que luchemos divididos para sucumbir todos juntos.

Categorías
Michoacán Política

Emergencia sanitaria , oportunidad para un nuevo pacto fiscal federal solidario y justo

Impreso/Rafael Garcia Tinajero Pérez

MORELIA Mich., 8 de mayo de 2020.-Vivimos una grave pandemia que está cambiando en lo inmediato y quizás para siempre , nuestra manera de vivir, de relacionarnos, de trabajar y que también ya deja sentir sus efectos sobre lo que será de aquí e en adelante la economía, la sociedad y la política.

La ONU en un documento publicado en abril sobre la situación y perspectivas de la economía mundial señala como la pandemia está afectando las cadenas de suministro y comercio a nivel planetario, la afectación que el descenso en los flujos de personas está produciendo en el sector de los servicios y la contracción de la producción manufacturera a nivel mundial. No omite hacer mención de la caída de los precios del petróleo como no se había visto en décadas.

Se espera un gran impacto económico, una recesión más grave que la gran depresión de 1929 cuya profundidad dependerá de la duración del confinamiento obligado de las personas y de las respuestas de los gobiernos en los ámbitos económico y fiscal.

La misma ONU señala que las respuestas económicas y fiscales diseñada por los Estados deberán priorizar el gasto en salud para minimizar la propagación de los contagios y el apoyo a las empresas activas al inicio de la pandemia y a sus trabajadores procurándoles medidas para subsistir. De lo contrario es previsible el cierre de gran número de empresas, la afectación , primero, de los trabajadores de más bajos ingresos que son los que carecen de estabilidad y seguridad en el mercado laboral , en su mayoría trabajadores informales.

Pero también se verán daños a los trabajadores formales en los sectores más afectados por las medidas contra la pandemia generándose así un círculo vicioso en el que estos trabajadores tendrán que salir a la calle a buscar el sustento, sobrevendrá un mayor riesgo sanitario y se incrementarán los efectos sobre los sistemas de salud y la economía.
México no es ajeno a esta situación, por el contrario, es altamente vulnerable y tenemos que dar ya respuesta a varias preguntas cruciales: ¿ Como aumentar el gasto público y los fondos de emergencia sanitaria desde una perspectiva federalista? ¿Cómo ayudar , desde la misma perspectiva a empresas y hogares en esta emergencia sanitaria? ¿ de que instrumentos pueden echar mano para apoyarlos la Federación y las entidades federativas?

Tenemos que reconocer ante todo el hecho de que el actuar de la Federación ante la pandemia en materia fiscal y económica no está en sintonía con las recomendaciones que los expertos en materia económica están haciendo alrededor del mundo y aquí mismo, que en el mejor de los casos su respuesta ha sido aletargada y lenta al igual que en materia sanitaria.

Ante este hecho las entidades federativas han tenido que echar mano de sus propios y limitados presupuestos a través de diversos instrumentos como aquí en Michoacán la generación de un fondo económico emergente de mil millones de pesos y el plan económico emergente para proteger a las familias michoacanas.

Por su su parte, a Federación solo ha optado por la profundización de los programas ya existentes, el adelanto de algunas participaciones a las entidades federativas y la reiterada declaración de que no se apoyará a las medianas y grandes empresas ni se incurrirá en endeudamiento. Así también se mantienen los tres grandes proyectos gubernamentales que son el Tren Maya, el aeropuerto de Santa Lucía y la refinería de Dos Bocas. A la petición de cambios en el orden fiscal federal y mayor apoyo para enfrentar la pandemia de algunos estados, la respuesta del ejecutivo federal fue la intentona de cercenar atribuciones fiscales y presupuestarias que solo son potestad de la cámara de diputados para situarlas en el poder ejecutivo, el cual ya tiene bastantes atribuciones en la materia por lo que se trataría de un exceso y se daría un grave golpe en contra de la división de poderes .

Los esfuerzos estatales para afrontar la pandemia en sus esferas sanitaria y económica son endebles pues los recursos son muy limitados y no existe prácticamente ningún apoyo extraordinario por parte de la Federación.

En el plano legislativo no se han generado instrumentos jurídicos de emergencia para afrontar la pandemia ni en lo ámbitos Federal ni en el estatal.

Ante este panorama adverso se impone replantear nuestro sistema federal y poner énfasis en circunstancias que ya estaban ahí pero a las que no se ponía la atención debida.

Uno de estos aspectos es el del federalismo fiscal pues si bien la Constitución prescribe un sistema de concurrencia, la obtención de ingresos por las entidades federativas para el ejercicio del gasto público es muy endeble debido a un esquema fiscal excesivamente centralizado.
Nuestro federalismo hacendario es un sistema mal articulado en el que las entidades federativas suscriben convenios de adhesión y renuncian a sus potestades tributarias respecto a los impuestos con mayor base recaudatoria como el ISR y el IVA, a cambio de esto reciben transferencias federales conocidas como aportaciones y participaciones.

Este esquema ha tenido graves efectos negativos como son la gran dependencia de los gobiernos estatales de las transferencias federales, endeudamiento de los estados como consecuencia de la escasez de recursos, incapacidad y pereza recaudatoria por parte de los gobiernos locales llámese estados o municipios, descontento de entidades federativas con economías fuertes por el carácter distributivo de las fórmulas empleadas para las transferencias y el control de las mismas.

Otro gran problema es que se trata de un esquema de federalismo fiscal sin mecanismos que tomen en cuenta los contrastes demográficos, económicos, sociales , de desarrollo, en una nación diversa y heterogénea.

En el caso de la legislación para la coordinación fiscal no hay elementos que impulsen la consecución de mayor autonomía financiera de las haciendas locales ni de mayor capacidad fiscal para que los estados puedan proveer mejor a su población de servicios fundamentales que han sido descentralizados desde hace décadas como lo son salud y educación entre otros.

La asimetría de nuestro federalismo es una piedra al cuello que no nos está permitiendo afrontar la emergencia actual de manera coordinada, eficaz y eficiente y quizás será motivo de que al final de la pandemia con sus consecuencias económicas previsibles , se ahondarán las diferencias entre estados ricos y pobres.

  1. Urge construir en materia fiscal y en otras un nuevo modelo de federalismo dinámico y flexible , que una en su diversidad a sus componentes que son Gobiernos Federal, estatales y municipales dándoles además la necesaria autonomía y auto sustentabilidad dentro de un marco de responsabilidad fiscal, transparencia, control y rendición de cuentas . Pero sobre todo de solidaridad.

La emergencia actual nos está dejando claro que existe en México un federalismo asimétrico que está siendo obstáculo y lastre para enfrentar la pandemia y sus consecuencias y que ya venía siéndolo para nuestro desarrollo como nación federada. Es pues momento oportuno para reformarlo o transformarlo.

Categorías
Michoacán

5 de abril, el día D de la 5T

Impreso/Rafael García Tinajero Pérez.

MORELIA Mich., 4 de abril de 2020.Muchas veces se hace referencia al día “D” para referirse a un momento clave en el devenir de algún proceso. Se utiliza en alusión al 6 de Junio de 1944, fecha en la que el desembarco masivo de las fuerzas aliadas en las playas de Normandía marcó un punto de inflexión en el posterior desenlace de la Segunda Guerra Mundial.

Pues bien, el 5 de abril , en el marco de uno de los informes que periódicamente rinde el Presidente de la República, se ha anunciado que se darán a conocer medidas importantes para afrontar en nuestro territorio tanto la crisis que representa en sí misma la pandemia por COVID 19 como la que a raíz de ésta se ha generado en la economía. De lo que se anuncie o deje de anunciar, se haga o deje de hacer , dependerá en buena medida el futuro de la “4T” y no solo esto, el de millones de mexicanos quizás por generaciones.
Lo que hoy vivimos a nivel planetario es algo inédito , al menos para las generaciones hoy vivas. Una pandemia como no se veía desde la llamada “ gripe española” de 1918 y una recesión económica como la que se vivió a partir de 1929 y que es conocida como la gran depresión.
Las infecciones por Coronavirus se han extendido a todos los rincones del planeta. Un nuevo patógeno para la especie humana , contra el cual nuestra especie aún no genera inmunidad; para el que no existe una vacuna y tampoco una cura específica; cuya letalidad ronda el 3 o 4%, lo cual no es mucho, pero cuya propagación y contagio se da a un vertiginoso ritmo exponencial, duplicándose la taza de contagiados y muertos más o menos cada dos días, ha puesto en jaque y colapsado a sistemas de salud mejor organizados y más robustos que el nuestro; las únicas medidas conocidas para disminuir el ritmo del contagio son de higiene individual y de distanciamiento social.
Las medidas de distanciamiento entre los individuos, que implican la permanencia en el hogar y el ausentismo laboral, instrumentados por muchos gobiernos, han significados el freno abrupto de la actividad económica mundial.
El 29 de febrero México entra al grupo de países asolados por la pandemia, el 18 de marzo se produjo el primer deceso, hoy el número de casos confirmados es 1688 y los fallecidos ya suman 60. Se estima que entre el 70 y80% de la población se infectará, que de los infectados entre el 15 y20% requerirán hospitalización , un 6% manejo en unidades de cuidados intensivos y el 4% morirán
La irrupción de la pandemia no nos toma en un buen momento, ni en nuestro sistema de salud ni en la economía. En ambos rubros ya existían , antes de iniciarse la actual administración federal, graves déficits producto de decisiones políticas y administrativas del pasado además de la corrupción endémica en nuestra nación , sin embargo es innegable que medidas tomadas ya en este sexenio vinieron a complicar las cosas.
En salud a los problemas crónicos como la fragmentación del sistema, nuestro déficit de médicos y enfermeras, la falta de acceso efectivo a los servicios por parte de los ciudadanos, la desigualdad en la calidad, los problemas que ha habido para enfrentar la transición demográfica y epidemiológica , hay que sumar el desfinanciamiento del sistema que se da desde el 2015 a la fecha, los recortes y subejercicios del año pasado y el atropellado y deficiente proceso para destruir al Seguro Popular e iniciar el funcionamiento del INSABI.
Hoy en el ámbito de la salud enfrentamos la pandemia en condiciones precarias, sin el suficiente recurso humano ya qué hay graves carencias de médicos y enfermeras, por no hablar de los avezados en el manejo de enfermedades respiratorias y cuidados del enfermo crítico; con un terrible déficit de camas de hospital y de unidades de cuidados intensivos y con grave déficit en las cadenas de suministros cuya expresión más notable es el desabasto de medicamentos e insumos; además carecemos de el equipo adecuado para enfrentar lo que viene, basta decir que en este país de 120 millones de habitantes se cuenta sólo con poco más de cinco mil ventiladores mecánicos, algunos muy viejos y en malas condiciones . De desbordarse la epidemia el número de muertes se incrementaría no solo en los pacientes con neumonía grave por COVID-19 sino en otros pacientes que también requieren ventilación mecánica.
En lo económico las cosas no iban bien, por diversas causas que no me detendré a analizar, nuestra economía iba ya decreciendo desde el primer trimestre de 2019 y en el último trimestre de ese año el crecimiento ya era negativo en -1%, hoy las principales agencias financieras del mundo prevén una recesión económica en México que va desde el 2% hasta el 7%, la mezcla de petróleo mexicano se sitúa en su nivel más bajo por lo menos desde hace 25 años , calculada en el presupuesto de este año en casi 50 dólares hoy fluctúa entre los 15 y 20 dólares el barril, el peso se ha depreciado en un 25% y en muy pocos días, producto de las necesarias medidas de distanciamiento social y el paro forzado de miles de trabajadores hemos comenzado a ver el cierre de empresas, sobre todo las más pequeñas y el despido de miles de trabajadores.
Sumemos a lo anterior problemas de otro tipo como la inseguridad que no cesa, la corrupción que allí sigue y un país con su población y cuadros políticos polarizados, enfrentados y divididos, con una dirección política que al menos en sanidad envía a cada momento señales contradictorias con las políticas de salud generadas por su propio gobierno y que no asume oportunamente la dirección, mando y coordinación con otros niveles de gobierno y la sociedad , se dibuja un panorama más que complicado.
De acuerdo a los expertos las prioridades en este momento son: En salud ahondar las medidas de promoción y prevención consistentes en la higiene y el distanciamiento social, hay que aplanar la curva de la pandemia para hacerla manejable, además de preparar a nuestra débil estructura hospitalaria para lo que viene, haciendo acopio de recursos y coordinando esfuerzos para poder emplear de la manera más eficiente y eficaz la infraestructura, medicamentos e insumos, recursos humanos y equipamiento con los que cuenta todo el Sistema Nacional de Salud tanto en lo público como en lo privado.
En lo económico la prioridad es la protección de nuestra planta productiva, en otras palabras, evitar la destrucción de valor que implicaría el cierre masivo de miles de empresas.
De la circunstancia actual difícilmente saldremos bien librados, es una de las mayores crisis que ha enfrentado la humanidad entera en un siglo, aquí de lo que se trata es de salir lo menos golpeados que sea posible. Leía hoy un informe de un prestigiado Centro de Estudios económicos que señala que si la economía mexicana tuviera un crecimiento negativo de entre el 5 y 6%, 2.4 millones de unidades económicas caerían en bancarrota , 13 millones de personas perderían su empleo y lo peor de todo, a los 61 millones de pobres se sumarían 21 millones más ,es decir que 82 millones de mexicanos no tendrían acceso a los mínimos de bienestar.
Es imperativo en este momento transferir recursos de forma inmediata al sector salud para salvar vidas. Evitar el cierre de empresas y el desempleo masivo; transferir Un porcentaje de alrededor del 3% del PIB del sector público al privado; postergar declaraciones anuales, pagos de seguridad social, acelerar devoluciones de impuestos y aumentar disponibilidad de crédito. En el corto plazo, será imperativo reactivar el consumo acelerando la dispersión de los programas sociales, duplicando la pensión de adultos mayores y estableciendo un seguro de desempleo.
De las medidas que se tomen o se dejen de tomar en estos días dependerá el destino de millones de mexicanos , aún hay un resquicio pero la ventana se está cerrando rápidamente.
A las crisis de salud ya se sumó la económica, si las cosas empeoran vendrán ineludiblemente el ahondamiento de la ya grave crisis de seguridad, la crisis social y la crisis política.
Mañana sabremos si quien dirige la 4 T tiene la madera de hombre de Estado que los que votamos por él pensamos, si está a la altura de Morelos, Juarez, Madero y Cardenas. Ojalá llame a la unidad nacional, sea generoso, tenga altura de miras y visión de Estado. Que las medidas que tome sean legalmente impecables, socialmente aceptables, técnicamente sustentadas y financieramente viables .
Está en juego el destino político de la 4T y su partido, pero también la vida y el bienestar de todos los que habitamos esta gran Nación y posiblemente de varias generaciones de mexicanos.
Por eso Inicie este artículo diciendo que mañana será el día “D” de la “4T”

Categorías
Política

Federalización de nómina magisterial; 10 consideraciones y una conclusión

Rafael García Tinajero

 

Impreso/redacción

 

MORELIA, Mich., 5 de agosto de 2019.-Durante la visita que efectuó a Michoacán durante pasado fin de semana el Presidente de la República, Andres Manuel López Obrador y que tuvo por objeto visitar hospitales del sistema IMSS-BIENESTAR, se tocaron temas de salud destacando el de la transferencia a la Federación de la atención para los no afiliados a la seguridad social. Además se hizo nuevamente mención de la federalización de la nómina educativa, a lo que el Presidente dio, desde mi particular percepción, una respuesta evasiva.

Sobre éste último tema deseo plantear diez puntos para tener en cuenta y expresar una conclusión.

1.-Cinco de cada diez pesos que la federación destina a educación son transferidos cada año a las finanzas de 31 entidades federativas, esto es así desde 1998 cuando se incorporan al PEF los Fondos de Aportaciones Federales o Ramo 33.

2.-A partir de la Reforma Educativa de 2013 y de la Fiscal de 2014, dos de los ocho fondos que componen el ramo y que apoyan a los estados en la gestión de sus responsabilidades educativas tuvieron cambios sustantivos en su operación.

3.-Para el funcionamiento de las nuevas responsabilidades educativas transferidas a los estados mediante la firma del Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica (ANMEB), la Federación les transfirió recursos a través del Fondo de Aportaciones para la Educación Básica y Normal ( FAEB). Dicho fondo opero de 1998 a 2014 y con el se financió el pago de maestros, directores, supervisores y personal administrativo federalizado de las escuelas de educación básica ( preescolar, primaria y secundaria) y normal que, como consecuencia del ANMEB, pasaron a ser responsabilidad de los gobiernos estatales.

4.- La operación del FAEB presentó graves problemas e irregularidades desde su creación, destacando la discrecionalidad en los criterios de su asignación por incumplimiento reiterado de su fórmula de distribución. Doble negociación salarial y de otras prestaciones entre la Federación y el SNTE y entre éste, a través de sus secciones sindicales en las entidades federativas, con cada gobierno estatal por separado, lo que derivó en presiones sustantivas a las finanzas públicas, en particular para la parte más débil en este esquema, los gobiernos de los estados, generándose así el pago indebido a personal que no estaba en las aulas como es el caso de comisionados sindicales, comisionados administrativos y “aviadores”, pago de prebendas, bonos y extraordinarios a la percepción salarial del magisterio, incumplimientos, como en el caso de la seguridad social del magisterio, que se descontaban al personal pero no se entregaban en su totalidad al ISSSTE.

5.- En 2014 y con el fin de frenar esta fuga masiva de recursos de la nómina educativa, el Congreso de la Unión, aprobó la iniciativa presidencial para centralizar su pago a través del Fondo de Aportaciones para la Nómina Educativa y Gasto Operativo ( FONE), mediante dicho fondo se financiaron 1 800 000 plazas del servicio público de la Educación Básica y Normal mediante pagos directos al personal por parte de la SEP que verifica el registro de la nómina educativa enviada por las autoridades estatales y solo paga al personal reconocido legalmente en los convenios de coordinación entre la federación y los estados.

6.- Con el FONE se buscó eliminar espacios para el mal uso del presupuesto por parte de los gobiernos estatales, terminar con la doble negociación salarial y sustituirla por una negociación nacional única; ordenar mediante un tabulador único las prestaciones obtenidas por las diversas secciones del SNTE desde 1992; eliminar las distorsiones que ocurrieron durante la evolución del FAEB.

7.- Hasta ahora no se ha avanzado en estos objetivos, además un defecto del FONE es que no considera los esfuerzos presupuestales propios que los estados hacen a la financiación de sus sistemas educativos ni incorpora elementos para su distribución con criterios de calidad y equidad educativa.

8.- Entre enero de 2015 y julio de 2018, últimos datos de los que dispongo, la Federación transfirió a nivel nacional un billón 268 mil 31 millones de pesos a las entidades mediante el FONE, 9 % que lo ejercido por el FAEB en el 2014. El incremento se debe a pagos autorizados a docentes estatales con nómina federal y al reconocimiento de 7539 conceptos como prestaciones y pagos discrecionales aceptados en mesas de negociaciones que en 2014 sostuvieron autoridades estatales y federales. A la entrega se suman 32 mil 901 millones de pesos que de 2015 a 2017 se destinaron a pagos indebidos a comisionados sindicales y 31mil 910 millones de pesos a pagos a comisionados administrativos.

9.- La Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó a 44,076 personas con plazas irregulares con un costo anual de 5000 millones de pesos, 1361 plazas dadas de baja que estaban siendo utilizadas y 10, 533 aviadores.

10. -Muchas prácticas discrecionales que ocurrían con el FAEB se han acotado. Persisten la opacidad y mal uso de los recursos destinados a la nómina educativa. No se han reportado por completo los recursos que llegan al Fondo como es el caso del fondo compensatorio y de gasto operativo.

La conclusión:
Con base en todo lo anterior consideró que a pesar de que la federación tome la nómina educativa lo hará en términos generales con las reglas del FONE y tomará la responsabilidad que reconozca con base en éste. El resto, por ejemplo las prestaciones salariales extracontractuales pactadas mediante minutas con la CNTE y las plazas estatales creadas en los mismos términos quizás lo tenga que seguir asumiendo el estado.
Espero sinceramente estar equivocado.